La creación del Dinero

escuelamonetaria.com

monetaryschool.com

En los primeros años del siglo XX Francia, para poder financiar los gastos de armamento en la preparación de una futura guerra contra Alemania, tal como ocurrió posteriormente, rompió el acuerdo de la Unión Monetaria Latina firmado en principio por Francia, Italia,  Suiza y Bélgica, al que después se añadieron otros países. Al abandonar el sistema monetario con respaldo de oro y plata, creó el concepto de moneda de curso legal, “La Dictadura Monetaria”, o lo que es lo mismo que podía emitir billetes sin limitación y sin el respaldo ni la convertibilidad del material precioso. La moneda de curso legal es por tanto un dinero de uso obligatorio por ley para la resolución de las deudas.
Como era de esperar, esto generó una enorme devaluación del franco francés, porque siempre con la monedas de curso legal, sin convertibilidad en metales preciosos, existe la tentación, en la que siempre se cae, de emitir cantidades  irresponsables de dinero.
Con el tratado de Bretton Woods, para la estabilización del sistema monetario global,  se volvió a la utilización del patrón oro, pero Nixon, para financiar gastos de guerra, la guerra de nuevo, eliminó la convertibilidad y así se generó la situación en la que estamos.
Con la aparición del dinero digital, en la Unión Europea el 97 % de la oferta de moneda de curso legal, el dinero actualmente se genera por los bancos comerciales, que sacan el dinero de la nada, por un simple apunte contable, teniendo como contrapartida la obligación del prestatario de devolver ese dinero prestado. Es bien sabido que el dinero es deuda y en este caso la deuda es la obligación de pago del prestatario.
Aunque existen limitaciones en la creación de dinero, basadas fundamentalmente en lo que se llama coeficiente de caja, se producen crisis monetarias, porque esa obligación no se cumple y no se controla correctamente por los bancos centrales de forma adecuada. Además los partidos políticos para financiar sus campañas piden préstamos a los bancos qué naturalmente finalmente se los condonan, con lo cual los controles de parte del Estado se debilitan de forma natural.
                 Esa es la razón de todas las crisis monetarias y es lo que se llama “La Corrupción Monetaria Institucional”. 
Está “Fatal Alianza” subyace en todas las crisis monetarias.
De ahí la necesidad de acomodar la creación de dinero conforme a la evolución real de la economía del país para poder conseguir un sistema monetario estable.
A tal efecto, el Estado debe recuperar la “Soberanía Monetaria”  o monopolio en la emisión de dinero y limitar su emisión y acomodar su creación, mediante la emisión de crédito, es decir emisión de dinero, a la evolución de la economía. Con este sistema no habrá que hacer ajustes de acuerdo con el IPC, porque la tasa de inflación será cero. Esta obligación del Estado deber ser recogida en las constituciones de los países.
Este crédito generado, creador de dinero, se venderá el mercado libre a los bancos comerciales para que puedan vender los créditos al menor.
De esa forma nunca más se producirán las crisis de naturaleza monetaria.